project-slide-boelelaan-amsterdam-nl-1
project-slide-boelelaan-amsterdam-nl-2
project-slide-boelelaan-amsterdam-nl-3
project-slide-boelelaan-amsterdam-nl-4

UN FABULOSO JARDÍN CON VISTAS EN LA AZOTEA

La vibrante ciudad de Ámsterdam cuenta con un nuevo y sorprendente hito arquitectónico. En De Boelelaan, al sur de la ciudad, el equipo de arquitectos Hans van Heeswijk Architecten ha logrado transformar un bloque de viviendas de los años 60 en un moderno edificio con espacios para viviendas y oficinas. En esta edificación, lo que realmente marca la diferencia es el espléndido jardín en la azotea, desde el cual los residentes pueden disfrutar de unas vistas panorámicas de la ciudad.

Sobre el proyecto
El edificio De Boel se construyó originariamente en 1964. Se trata de una construcción tipo galerijflat, es decir, un bloque de viviendas a las que se accede por galerías que recorren toda la extensión de la fachada. Es un estilo característico de los edificios de viviendas construidos en la década de los 60 en Países Bajos. Vesteda, el mayor fondo comercial inmobiliario de Países Bajos, decidió comprar esta "reliquia" y darle una nueva vida.

El proyecto se adjudicó al constructor Van der Leij, conjuntamente con De Dakdokters y Glaswacht Zaanstreek. El edificio De Boel quedó completado en 2016 y, en la actualidad, cuenta con 3000 metros cuadrados de oficinas, 144 pisos reformados de 70 m2 y 10 áticos medianos de 108 m2. Las viviendas están pensadas sobre todo para profesionales de entre 25 y 35 años de edad.

El mayor atractivo para los potenciales compradores es, sin duda alguna, el espacioso jardín de la azotea, donde los residentes pueden relajarse en un entorno vanguardista. El mobiliario moderno y elegante, también diseñado por Hans van Heeswijk, ayuda a crear una atmósfera de lujo y confort. Las plantas seleccionadas por karres+brands garantizan una vegetación exuberante durante todo el año gracias a un sistema inteligente de recogida y almacenamiento de agua pluvial.

Este auténtico oasis de la azotea ofrece unas espectaculares vistas a la ciudad. Aunque las barreras de seguridad eran imprescindibles, el arquitecto apostó por que fueran prácticamente invisibles. El sistema de barandillas Easy Glass Pro de Q-railing era la solución perfecta, puesto que combina la máxima transparencia con los más exigentes estándares de seguridad. En este caso, los rellenos de vidrio ni siquiera tienen un tubo de perfil: el cliente quería utilizar vidrio rematado con un perfil Q-railing minimalista de acero inoxidable y con forma en U. Visto desde los asientos, el efecto es mágico: da la sensación de que la azotea se fusione con el paisaje urbano circundante, a modo de una piscina de borde. Este diseño también es práctico, puesto que los 245 metros de barandillas de vidrio forman una útil barrera de protección contra el viento. Esto garantiza el máximo confort para cualquier persona que busque relajarse en el jardín.

El arquitecto Dick de Gunst, del estudio Hans van Heeswijk Architecten, está encantado con el resultado: "El sistema Easy Glass Pro ciertamente ayudó a convertir nuestra visión en realidad. Es un producto fantástico. Realmente impresiona ver cómo es capaz de crear barandillas casi invisibles sin hacer concesiones a la seguridad".

Share
País
Países Bajos
Ciudad
AMSTERDAM
Arquitecto/Instalador
HANS VAN HEESWIJK ARCHITECTEN / GLASWACHT ZAANSTREEK

Sistemas

¿Está seguro de que quiere eliminar este collage de ideas?

CONTÁCTENOS PARA MÁS INFORMACIÓN

Lengua